Abuso en la contratación de personal temporal o interino

Es de sobra conocido dentro del mundo de la Sanidad, aunque también ocurre en otros sectores profesionales de la Administración Pública, el uso y abuso que se hace los contratos temporales o interinos. En nuestro país se calcula que entre el 30-35% de la profesionales enfermeros tienen contratos temporales o interinos, por poner un ejemplo, ya que en España, uno de cada diez trabajadores es interino, con una tasa del 11%, aunque en educación y sanidad la tasa alcanza el 20%.

Estos días es noticia en todos los medios de comunicación, el pronunciamiento del Tribunal de Justicia de la Unión Europea en el caso de una empleada interina del Ministerio de Defensa, al interpretar que pueden considerarse improcedentes los despidos de personal laboral interino, al que habría que indemnizar de la misma manera que al personal fijo. Así mismo, para este Tribunal, encadenar contratos temporales para cubrir un puesto de trabajo permanente es ilegal al no ajustarse a la normas comunitarias.

Tribunal de Justicia UE

Tras esta sentencia europea, y alguna otra sentencia en la misma línea, la justicia española ha ratificado la argumentación del Tribunal europeo, lo que hace suponer que en breve llegarán cientos de reclamaciones a los tribunales, de los miles de enfermeros, además del resto de afectados, se habla de 500.000, que han ido encadenando contratos temporales.

Es vergonzoso que haya tanta precariedad laboral, existiendo un déficit estructural de puestos fijos, que se han ido disfrazando con contratos temporales.

¿Por qué se ha permitido llegar a esta situación?

Este hecho, irremediablemente, me ha llevado a rememorar tiempos antiguos, y no porque esté muy de acuerdo con el refrán de que “cualquier tiempo pasado fue mejor”, pues a veces los recuerdos del pasado se idealizan quitando todo lo negativo, que es lo que consigue el paso del tiempo….  Me estoy refiriendo a cuando el sistema de acceso a plazas de la Seguridad Social se lograba por el Concurso Abierto y Permanente. Con lo que me quedo de aquel sistema de acceso a plazas es que se convocaban cada mes y esto permitía tener un conocimiento exhaustivo de los movimientos reales de las plazas, sin trampa ni cartón. Al ser mensual, era muy sencillo conocer las vacantes, las plazas de nueva creación, los traslados, etc.

examen oposiciones

A partir del comienzo de las Ofertas Públicas de Empleo, en mi opinión, se ha disparatado todo el sistema. Cada Comunidad ha hecho la Oferta de plazas cuando le ha parecido, en función de sus intereses: dos años, tres, cuatro y para cuando se resuelven las OPEs, pueden pasar seis años.  No hace falta discurrir mucho para pensar los movimientos de plantilla que puede haber en seis años.

La falta de transparencia respecto a la plantilla: estructural, vacantes, comisiones de servicio, nueva creación, etc. ha sido impresionante. Cada Autonomía, cada Hospital, hace de su capa un sayo y así nos encontramos al cabo de los tiempos, con tanta interinidad, con tanta temporalidad, en definitiva con tanta inseguridad laboral a costa de tantos trabajadores. Se han dado muchos casos de llegar a la jubilación en la situación de interino, habiendo tenido una larga vida laboral.

También es habitual, cuando hablamos de sustituciones a un interino por ejemplo, que para cubrir ese puesto en caso de baja laboral, se hagan dos o tres contratos por baja del sustituto del interino o por reducción de jornada o por situaciones especiales. A  mí me parece que todo esto es un despropósito. No entiendo cómo los sindicatos no lo han hecho saltar por los aires, pues llevamos más de veinte años con una gran opacidad en todo el sistema de convocatoria de plazas y su proceso.

Sin duda que tiene que haber un paso intermedio más eficaz y transparente. Ni cada mes, ni cada cuatro años.

La buena noticia es que los afectados ya están en pie de guerra y que los políticos ya empiezan a reaccionar. Ya se han registrado dos proposiciones no de Ley en el Congreso de los Diputados y el Congreso ya ha solicitado la modificación del Estatuto Marco.

En fin,  el problema es que ante la complejidad del asunto y conociendo cómo se mueve la clase política, a juzgar por la situación que estamos viviendo en este país y siendo positiva, opino que la resolución de este conflicto puede durar años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *