Adiós compañera, descansa en paz

Tras tres meses sin asomarme a la ventana de mi blog,  e inmersa en este confinamiento domiciliario en el que nos encontramos, para entre todos, hacer frente al coronavirus, nos llega la triste y dura noticia del fallecimiento de Encarni, enfermera vizcaína y necesito expresar mi tristeza y emoción ante semejante golpe para toda el colectivo de enfermería. Es la primera enfermera que fallece en España y al parecer el primer fallecido por el Covid-19 en Euskadi, había sido paciente suyo, en el Hospital de Galdakao.

CORONAVIRUS 3

Esta muerte pone en evidencia, las consecuencias que puede tener el contacto cara a cara con el coronavirus y aunque tengamos  un sistema sanitario muy preparado y unos profesionales cualificados, es evidente que ante una emergencia sanitaria sin precedentes como la que estamos viviendo,  comienzan  a aparecer las carencias de recursos materiales y humanos. No es el momento ni el lugar, llegaran tiempos para ello, pero simplemente viene a mi mente,  que con la crisis de 2008, se ajustaron en exceso las plantillas de los profesionales sanitarios, muy en concreto las de los enfermeros;  plantillas que en general no se han recuperado. Así mismo,  se viene repitiendo desde hace mucho tiempo,  que en España hay un déficit de 120.000  enfermeras, si lo comparamos con la Unión Europea, si a esto le añadimos las bajas por infección del virus y la cuarentena de los profesionales, es lógica la urgente necesidad de reclutar  enfermeras y enfermeros, que se esta viviendo, sobre todo en Madrid.

Los enfermeros sabemos que la enfermería es una profesión de riesgo y por eso siempre y mas en situaciones como la actual pandemia, estamos dispuestos a dejarnos la piel,  por atender y poner en primer lugar al paciente, lo cual no impide que tenga que estar garantizada la seguridad  del profesional.

CORONAVIRUS

Muchos profesionales, no solamente en Madrid, sino también en Euskadi,  se están quejando tanto de la falta  de recursos humanos, como de la falta de material adecuado, para preservar su seguridad y es una responsabilidad de la Administración Sanitaria, resolver estas deficiencias de manera urgente, para evitar poner en riesgo la vida de todos los profesionales y de sus familias, dedicados como están,  en cuerpo y alma a hacer frente a esta pandemia.

Reconforta enormemente el ver cada día,  a las 8 de la tarde,  el agradecimiento de los ciudadanos,  a través de sus aplausos , a todos los profesionales que están en primera linea de la batalla, aun arriesgando su vida.

Descanse en paz nuestra compañera Encarni y quiero transmitir mi pésame a su familia y a toda la familia enfermera.

 

Deja un comentario