Casi como en 1960

El pasado 12 de Mayo, asistí a los actos organizados por el COEGI con motivo de la celebración del Día Internacional de la Enfermera, acto en el que el ponente invitado hizo una brillante exposición sobre el desarrollo y los retos a los que se enfrenta la profesión de enfermería.

Me entristeció ver los bandazos que va dando la profesión a pesar del enorme desarrollo que hemos logrado, cuando comentaba que la situación en la que hemos quedado tras el desarrollo del RD de Prescripción es casi similar al Decreto del año 1960, en el que se reconocía al A.T.S. la capacidad de actuar, pero siempre que su actuación se realizase bajo la dirección o indicación de un médico.

El desarrollo de nuestra profesión siempre ha ido ligada a una continua carrera de obstáculos, ya que cada avance ha sido a base de gran esfuerzo y un montón de años, y ahora no podía ser de otra manera.

enfermera-siempre-obstaculo-prescripcion

Al todavía pendiente desarrollo de las especialidades se añade:

  • Resolver todo el problema creado con el desarrollo del RD de prescripción
  • Dar respuesta a la insuficiencia de recursos de enfermería, sobre todo si lo comparamos con la media europea
  • Ir dando forma a las nuevas competencias enfermeras, que puedan dar respuesta a las nuevas necesidades del Sistema Sanitario

…y un largo etcétera por el que habrá que continuar trabajando duramente, porque a las enfermeras no se nos da nada de manera gratuita.

Perseverancia

Este año el Consejo Internacional de Enfermeras (CIE), con motivo del recordatorio del nacimiento de Florence Nightingale, nos invitaba a todas las enfermeras a reflexionar planteándonos el lema ‘Las enfermeras, una fuerza para el cambio’, remarcando que la enfermera contribuye a fortalecer los sistemas de salud en todo el mundo, teniendo en cuenta que formamos parte del mayor colectivo de profesionales sanitarios y cada decisión que toma cada enfermera en su práctica puede marcar una diferencia significativa en términos de eficiencia y eficacia.

La realidad es que en el día a día del trabajo de la enfermera, a muy pocas se le ocurrirá pensar cómo pueden fortalecer el sistema de salud en el que trabajan. Pero es indudable que, consciente o inconscientemente, la enfermera es una fuerza vital en los Sistemas de Salud. Hay que creérselo y apoyar a nuestros representantes profesionales en todas las reivindicaciones pendientes de resolver.

No nos olvidemos además de que estamos próximos a nuevas elecciones. Deberíamos de mirar con lupa cuáles son los problemas de enfermería que aparecen en el programa electoral de cada partido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *