Continúa creando problemas la “Prescripción enfermera”

He conocido hace unos días la sentencia del TSJ del País Vasco como consecuencia del recurso interpuesto por los tres Colegios de Enfermería del País Vasco, que ha rechazado un recurso de apelación presentado por Osakidetza,  en relación con la campaña de vacunación, donde según Osakidetza no le afectaba el Real Decreto de 2015, por lo que tenían que regirse por las reglas anteriores a  efectos de prescripción.

sentencias

Lo  interesante de esta sentencia y me parece importante resaltar, en contra de lo que se ha empeñado en hacer creer Osakidetza a todas sus enfermeras es que,  el calendario vacunal requiere de prescripción médica e insiste en que son los médicos quienes diagnostican y prescriben la vacuna y pautan su suministro. Así mismo y redundando en lo anterior, deja claro que no existe una prescripción médica implícita realizada por la autoridad sanitaria que afecta al propio calendario de vacunación, como a ninguno de los medicamentos permitidos en el sistema de salud, por lo que todos y cada uno de ellos, requieren de prescripción médica. En líneas generales sigue diciendo que, son los médicos los que diagnostican, prescriben y pautan el suministro tanto de las vacunas como de cualquier medicamento.

Ante esta sentencia, cabe la interposición de un recurso de casación por parte de Osakidetza ante el Tribunal Supremo, lo cual supondrá sin duda alguna,  seguir alargando el tema sin dar ninguna solución efectiva al problema, y cuando llegue el mes de Octubre, continuar presionando a todo el personal de enfermería a través de las Direcciones de Enfermería para que apliquen las vacunas sin molestar a los médicos, solicitando las prescripciones.

enfermera-siempre-prescripcion

Todo esto parece un juego de niños y desde luego difícil de entender por el común de los mortales y menos aún por los pacientes.

Lo he dicho en muchas ocasiones y lo mantengo,  la autoridad sanitaria menosprecia y utiliza constantemente al colectivo de enfermería. Juega  con la buena voluntad del colectivo porque saben que anteponen al paciente y a las órdenes que llegan desde las direcciones, a su propia seguridad jurídica,  y así nos va. La enfermera no termina de creerse que es un profesional independiente, aunque forme parte del equipo de salud, que tiene que cumplir estrictamente con la legalidad vigente y que la autoridad sanitaria no puede obligarle a ir en contra de las normas, como es el caso del Real Decreto de Prescripción.

Tampoco me parece que es una solución el que cada Comunidad Autónoma pretenda hacer de su capa un sayo, como es el caso de Cataluña, que está preparando un Decreto para ellos.

¿Por qué es tan difícil resolver esta situación? Mientras siga primando el poder político y el poder médico, continuarán jugando con el colectivo de enfermería, porque saben que no tenemos autoridad, aunque sí capacidad por número de miembros, de parar el Sistema Sanitario. ¿Qué hace la mesa de la profesión enfermera que no plantea un conflicto serio, en el caso de que en  la próxima campaña de vacunación se siga sin dar respuesta al problema? Están acostumbrados a las buenas promesas y a los pocos resultados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *