Diabetes y enfermera escolar

Cada 7 de Abril se celebra El Día Mundial de la Salud y este año la OMS ha querido dedicar este día a la Diabetes.

Tal y como indican desde la Sociedad Española de Pediatría (SEPEAP), en nuestro país hay alrededor de millón y medio de Diabéticos, de los que 29.000 son niños menores de 15 años con Diabetes tipo I y cada año se registran unos 1.500 casos nuevos.

enfermera-siempre-enfermera-escolar-diabetes

La vida de los niños con Diabetes no es sencilla, ya que se ven necesitados de medir varias veces al día su nivel de glucemia, pincharse la insulina y llevársela al colegio, si se pretende que estos niños puedan llevar una vida escolar con normalidad. Esta situación no solo afecta a los niños, a su entorno más cercano, padres y profesores les implica en alguna medida.

Según un informe de la Fundación para la Diabetes, es en el grupo de edad de niños menores de 6 años donde los padres han encontrado más problemas en el centro escolar, debiendo modificar su vida laboral o en algunos casos teniendo que dejar de trabajar, porque el colegio no tiene recursos para resolver ese problema. En el informe que menciono la Fundación pide “incrementar la formación a los docentes para facilitar al niño un estilo de vida saludable”.

En este punto es donde yo quiero reivindicar la figura de la Enfermera Escolar.

La enfermera escolar abarca multitud de funciones como el control y seguimiento de enfermedades crónicas; la atención integral de todas las enfermedades; la atención inmediata de urgencia; el control de la alimentación, la prevención, la promoción etc.

El sistema educativo se enfrenta en ocasiones a situaciones difíciles de abordar sin la ayuda de los profesionales de la salud. La integración en las aulas de niños con diferentes discapacidades crónicas se está normalizando y los cuidados específicos que requieren estos niños sobrepasan la responsabilidad y el conocimiento de profesores, haciendo necesaria la ayuda de profesionales de la salud.

Considero que los docentes pueden puntualmente realizar funciones sanitarias, pero en una población como la escolar, donde se considera que todos los niños deben de tener derecho a la escolarización, independientemente de la situación de salud que padezcan, no puede recaer en el personal docente, ni en los padres de los niños, los cuidados especiales que requieren tantos niños, no solamente diabéticos sino de distintas patologías infantiles.

No se entiende por qué no se aprueba una norma que obligue a la creación de plazas de enfermera en las Escuelas y por qué en autonomías como la Vasca, donde existía la figura especifica de la enfermera escolar, se han ido amortizando todas las plazas y ahora es la enfermera de atención primaria quien realiza algunas funciones de salud escolar.

No tengo duda de que sería muy rentable y efectivo el que todos los centros escolares dispusieran en su plantilla de una enfermera que se ocupase de la salud de los escolares.

Deja un comentario