¡ En que mundo vivimos!

Estaréis conmigo en que al cabo del día  y mas ahora que todo el mundo sabe y opina de todo, se oyen tantas mentiras, memeces y tontearías que hace, que empieces a sentirte aburrida a la milésima potencia.

Una de las ultimas memeces a las que me refiero,  es la entrevista, de pagina entera,  que le hace una periodista a una Youtuber, en la que reconociendo ella misma, que no es normal, entre las perlas que suelta en la entrevista, dice «Si no fuera por el Código Penal, a mi me dan un arma y me quedo sola en este pías» y cuando le preguntan por la «ouija» dice que le gusta porque le produce adrenalina. Yo me pregunto como es posible que los periódicos ,la Televisión y todos los medios en general, den tanta voz y dediquen tanto espacio, a todas estas personas, que vienen a llamarse, youtubers,  influencers,  terraplanistas, negacionistas etc. por nombrar a algunos de estos grupos extravagantes, que además tienen atontado a medio pais.

REDES SOCIALES

En mi opinión lo negativo de todo esto, es el daño que están haciendo sobre todo a los niños, a los adolescentes, a los jóvenes y no tan jóvenes, que no tienen ninguna capacidad critica  y que creen que  lo mejor que se puede hacer en la vida es, imitar a ese modelo de jóvenes que nos presentan, como famosillos,  porque son los que ganan dinero y están todo el día en las redes sociales.

Por poneros un ejemplo, mi nieta de ocho años, no tiene duda de que quiere ser influencers. Eso, para ella, tal y como se lo presentan,  es mas divertido que leer o estudiar. Estos niños, no quieren ser investigadores o profesionales de algo, porque eso requiere estudiar muchos años y además se gana poco dinero, por lo menos en el caso de los investigadores.

¿Qué valor se esta  dando al estudio, a la investigación, al esfuerzo que supone conseguir las cosas?.  Esas son las entrevistas y los modelos que se podrían presentar, con mas frecuencia, en los medios de comunicación,   lo que pasa que este tipo de cosas no vende.

Como dice Carmen Posada en un articulo reciente, titulado «No hay memo que cien años dure». » Abandonemos toda esperanza de que esto cambie a corto plazo. Solo me consuela pensar que, igual que se ha puesto de moda la estupidez, un día de estos se produzca la moda contraria.»

Yo también espero que así sea y que la situación critica por la que esta pasando el mundo,  como consecuencia de la pandemia, nos ayude a recolocarnos y a intentar vivir la vida con menos frivolidad y presentando mejores modelos a nuestros jóvenes.

 

Deja un comentario