La Navidad en Pandemia

Tras nueve meses de pandemia, podríamos decir que estamos en un punto, en el que los ciudadanos ya hemos recibido sobrada información. Diariamente desde todos los medios, nos informan sobre el numero de  contagios, fallecimientos, situación de los Hospitales, de las de las Residencias de ancianos, se dan las normas puntuales de cada momento y como no, la explicación bien detallada de como evitar los contagios, con la distancia de seguridad, mascarilla, lavado de manos, aireación suficiente etc.

NAVIDAD 1

Me cuesta creer por tanto,  que haya algún ciudadano, que no este suficientemente informado para que pueda colaborar desde su responsabilidad  en evitar la transmisión o reducción del contagio del famoso Covid.

Llevamos mas de quince días hablando de como salvar la Navidad, desde el punto de vista económico y familiar y con mucho miedo, de que en función de como se actúe, vayamos a encontrarnos a primeros de Enero con la tercera ola.  Llegado a este punto, uno no sabe si reír o llorar, ante semejante barullo de normas, que van y vienen, en función de como se comporte el virus el día anterior. Hay muchos ejemplos,  que nos dicen lo que ha ido sucediendo,  en cuanto se relajan un poco las normas. ¿Por que los políticos no quieren «poner el cascabel al gato» y están apelando fundamentalmente,  a la «responsabilidad individual«, dentro de las normas que se están dando desde cada una de las 17 Comunidades Autónomas?

Parece que ya se da por hecho, que tiene que haber una tercera ola y que por esta razón no se quiera apretar las clavijas, porque en caso contrario no se entiende la actuación de los responsables políticos, teniendo en cuenta que los próximos meses pueden ser aun mas complicados.

Estos últimos días, siguen aumentando los contagios y siguen muriendo muchos ciudadanos. Es verdad que la vacuna la tenemos ya muy cercana, pero, ¿ no seria mejor empezar a vacunar con una incidencia baja de la enfermedad y no arriesgarnos a que a final de Enero, haya una tasa alta de contagios y no se pueda valorar la eficacia de la misma?.

Sigo sin entender como esta primando en este momento la economía sobre la salud, cuando sin salud tampoco se puede trabajar, con lo que la recuperación de la economía seguirá alargándose en el tiempo.

Parece mas coherente dejar de celebrar las fiestas para logar bajar la tasa de la infección a  mínimos y en este situación, junto a la vacuna, tratar de que para el primer semestre del 2021, la economía y la salud vayan mejorando en armonía.

A mi el sentido común me dice que debo de cuidarme, socializando lo mínimo,  al margen del horario y calendario que me marquen los políticos de turno. Os invito a hacer lo mismo.

Os deseo a todos una FELIZ NAVIDAD y un próximo año, en el que nos acompañe la SALUD y podamos felicitarnos por nuestra contribución a la salud de todos.

Deja un comentario