Paime y Retorno, para médicos y enfermeras

Hace unos días leía en la prensa un reportaje sobre los médicos pacientes, relacionado con un estudio que ha realizado recientemente la Fundación Galatea. Esta Fundación desarrolla el Programa de Atención Integral al Medico Enfermo ,PAIME, y se ocupa de velar por la salud de los profesionales sanitarios, fundamentalmente médicos, y de realizar estudios periódicos para conocer el estado, condiciones de trabajo y estilos de vida de estos profesionales.

PAIME

El objetivo  del PAIME es, proporcionar asistencia integral a los profesionales sanitarios que padezcan alguna enfermedad mental o conducta adictiva y además rehabilitar a los enfermos para que puedan ejercer su profesión, garantizando al ciudadano una buena practica. Esta idea, tiene su punto de partida en la iniciativa de la Asociación Médica Americana a principios de los años 70, cuando definieron el estatus del “medico enfermo”

Los profesionales sanitarios, sean médicos o enfermeros, enferman como todo el mundo, lo que sucede es que habitualmente, ellos niegan o minimizan su problema, evitando acudir a una consulta cuando padecen una patología de este tipo, minimizando, como decía, su enfermedad  o retrasando así su tratamiento  por miedo a una perdida de credibilidad.

Aunque pueden ser receptores de estos Programa tanto médicos como enfermeras, la realidad es que hoy día, quienes sobre todo se benefician del mismo son los médicos, porque a través de sus Colegios profesionales, con financiación  de la Administración Sanitaria correspondiente  ofertan este servicio  a todo aquel necesitado y/ o interesado a nivel de todo  el Estado.

En el caso de enfermería el programa, RETORNO, solamente se oferta a los enfermeros de Barcelona, Cantabria y Ciudad Real. La función es la misma, ofertar atención integral al profesional de enfermería enfermo, siendo el acceso voluntario en todos los casos.

En el País Vasco el PAIME se puso en marcha, subvencionado por el Departamento de Salud en el año 2004, solamente para médicos y han sido atendidos alrededor de 220 facultativos y cada año se atienden unos 20 casos nuevos.

Siempre me he preguntado por qué no se da la misma oportunidad a todas las enfermeras.  Las enfermeras catalanas iniciaron esta andadura el año 2000 y aunque no tengo los datos reales,  se que es un Programa muy demandado y con resultados muy efectivos. Es decir, la necesidad existe y la demanda también, lo que sucede es que cuando no se tiene ese recurso, los afectados o afectadas van dando tumbos y buscando resolver el problema cuando ya la situación se hace desesperada.

La causa para enfermar, como consecuencia del trabajo sanitario, se da igual en médicos y en enfermeras, sin embargo los Departamentos de Salud no lo deben de ver así, por lo menos en el caso del País Vasco, donde se lleva quince años demandando ayuda para poner el programa RETORNO en marcha, sin ninguna efectividad. Parece que el problema es únicamente presupuestario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *