Más pasos en la prevención del suicidio

A punto de finalizar el verano vuelvo a poner un poco de normalidad en mi vida diaria, ya que el mes de Agosto lo he dedicado a estar con la familia y fundamentalmente con mis nietos.

Como la vida sigue, independiente de la estación del año en la que vivamos, cada día van sucediendo noticias y hechos al margen de nuestra voluntad.

Aunque recientemente escribía sobre la prevención el suicidio en mi Blog, quiero volver a abordar el tema por estar muy sensibilizada con motivo del suicidio, precisamente este mes de Agosto, de alguien muy cercano a mi familia.

.
enfermera-siempre-blog-suicidio2

Esta persona que ha decidido poner fin a su vida es un varón enviudado hace dos años, con un tratamiento por depresión y con algunos problemas de salud. Ha sido una muerte anunciada, porque lo manifestaba con alguna frecuencia, pero como resultaba muy difícil el abordaje, nadie nos lo tomábamos en serio.

Posteriormente y como sucede la mayoría de las veces, una vez de ocurrido el hecho se trata de ocultar el tema y dejarlo estar, como si de una muerte normal se tratara.

Yo, sin embargo, me siento impotente y enfadada, porque pienso que a esta persona, como a otras muchas, no le hemos sabido ayudar. Los médicos conocían su situación, se le trataba en un Centro de Salud Mental, su familia y amigos también conocíamos la pesadilla que vivía. Anunciaba a todo el mundo que en cualquier momento se iba a quitar la vida, pero… todo continuaba, hasta que un día decidió hacerlo de verdad.

suicidio

Con motivo de la celebración del Día Mundial de la prevención del suicidio, he leído en “La Opinión” que el Teléfono de la Esperanza de la región de Murcia ha organizado unos actos bajo el lema “Conectar, comunicar, cuidar” en los que han tratado de dar a conocer los diversos recursos existentes relacionados con la prevención del suicidio, realizando además unos gestos simbólicos en memoria de las víctimas.

Así mismo informan, en el mismo artículo, de que se va a poner en marcha un proyecto piloto a través del área de Salud Mental del Servicio Murciano de Salud para prevenir la conducta suicida, que será llevado a cabo por una psiquiatra y cinco profesionales de Enfermería.

Me alegra mucho leer esta noticia porque considero que es fundamental hacer un mayor esfuerzo por parte de todas las Administraciones Sanitarias y de los profesionales sanitarios para prevenir el suicidio y, sobre todo, para dar a conocer los recursos con los que cuenta cada Comunidad Autónoma, al objeto de  poder derivar de manera inmediata a personas con factores de riesgo y perfil que apunta hacia el suicidio.

Según el psicólogo José Antonio Ruiz de la Universidad de Murcia, por cada muerte que se consuma hay, al menos, una veintena que lo intentan y “entre un 80 y 90 por ciento de los casos ya habían dado alguna muestra o informado de lo que iban a hacer”. Nos sigue manifestando este profesional que, en lo que respecta al perfil del suicida, la población de más alto riego es un hombre de más de 65 años y que se ha quedado viudo recientemente. De hecho el índice de suicidios masculino triplica al de las mujeres. “Hay que saber estar ahí para ellos; que sepan que no están solos” indica el psicólogo murciano.

El perfil de esta persona que nos ha dejado, coincide con los datos que aporta este psicólogo y sin embargo nadie hemos sabido responder a las continuas llamadas de atención que manifestaba. Su discurso cuando le preguntabas por su salud  era: “me encuentro solo y cualquier día haré una barbaridad, no quiero vivir así”.

Yo, con este ejemplo tan cercano, no tengo duda de que si se quiere dar pasos en la prevención del suicidio, tiene que desaparecer el estigma que le rodea y esforzarnos todos en darle mayor visibilidad y naturalidad.

Quiero recordar que la OMS pronostica que en 2020 el suicidio superará en mortalidad a todas las guerras juntas y alcanzara el millón y medio de víctimas, siendo una prioridad de Salud Pública.

Deja un comentario