Prevención del suicidio

Hace pocos días, cuando salía de mi casa para dar un paseo, me encontré con un gran número de personas que hablaban en corrillos y miraban en una dirección. No pude contener la curiosidad y me acerqué a preguntar qué pasaba. La respuesta fue que, al parecer, hacía un rato se había tirado por la ventana un chico de no más de 40 años.

La información me sobrecogió enormemente, pero seguí mi camino ocupando un rato mi pensamiento en esa tragedia. Al día siguiente busqué en los periódicos la noticia, al objeto de saber si conocía a la familia o cuál era el perfil de la persona que había tomado esa terrible decisión y no encontré ninguna información que hiciera referencia a ese hecho.

Curiosamente, a los pocos días me encontré en la prensa local un amplio artículo titulado: “La muerte silenciada. Once personas se quitan la vida cada día en España. Más de cuatro mil al año” (Diario Vasco 15-05-16).

Tras la lectura detenida de la información y del relato de las familias afectadas, me ha parecido oportuno compartirlo, porque me quedó la sensación de que todos pasamos por alto este tema, como algo de lo que no se puede hablar y si se habla es para justificar el hecho buscando al culpable  – a saber qué pasaba en esa familia… cualquiera sabe a qué se dedicaba esa persona… – Pasado ese momento, nadie habla más del tema. Lamentable, pero cierto.

enfermera-siempre-suicidio-vías
Foto: Michael Ryu

He buscando más información y os indico lo que más me ha llamado la atención:

  • En España, durante los últimos 25 años, el índice de suicidios de chicos de entre 15-24 años se ha cuadruplicado. El aumento más grande en todo el mundo occidental.
  • Es la primera causa de muerte violenta en el mundo.
  • El número de suicidios es 10 veces mayor que el de homicidios.
  • En 2008, en España se alzó como la primera causa de defunción.

La OMS pronostica que en 2020 el suicidio superará en mortalidad a todas las guerras juntas y alcanzará el millón y medio de víctimas y reconoce que es una prioridad de Salud Pública.

En el Plan de Salud sobre salud mental 2013-2020, los Estados miembros de la OMS se comprometen a trabajar para alcanzar la meta mundial de reducir las tasas nacionales de suicidios en un 10% para 2020.

enfermera-siempre-flecha

Los datos son suficientemente elocuentes para que no se siga silenciando este problema.  Los expertos dicen que los suicidios son prevenibles y que la prevención reduce las tasas de suicidios, pero la realidad es que la prevención no se realiza de forma adecuada o no se realiza, básicamente por falta de sensibilización sobre la importancia del problema, además del tabú que le rodea, que impide que se hable abiertamente de ello. De hecho, hay pocos países que han incluido la prevención del suicidio entre sus prioridades.

Las familias que se sienten olvidadas o rechazadas, se ven obligadas a buscar apoyos creando asociaciones y se preguntan cómo es posible que no se hagan campañas de prevención que son tan efectivas, como en el caso de los accidentes de tráfico, que han reducido el porcentaje de muertos.

No se nos escapa que hablamos de un tema complejo, que requiere la atención de sectores distintos del de la salud y de un enfoque multisectorial, pero yo desde aquí quiero hacer una llamada de atención a los profesionales sanitarios y las enfermeras en concreto.

Tenemos que poner nuestro granito de arena, para que este problema se priorice en las políticas de Salud Pública y no se quede en mera declaración de intenciones.

 

Deja un comentario