La Navidad en Pandemia

Tras nueve meses de pandemia, podríamos decir que estamos en un punto, en el que los ciudadanos ya hemos recibido sobrada información. Diariamente desde todos los medios, nos informan sobre el numero de  contagios, fallecimientos, situación de los Hospitales, de las de las Residencias de ancianos, se dan las normas puntuales de cada momento y como no, la explicación bien detallada de como evitar los contagios, con la distancia de seguridad, mascarilla, lavado de manos, aireación suficiente etc.

NAVIDAD 1

Me cuesta creer por tanto,  que haya algún ciudadano, que no este suficientemente informado para que pueda colaborar desde su responsabilidad  en evitar la transmisión o reducción del contagio del famoso Covid.

Llevamos mas de quince días hablando de como salvar la Navidad, desde el punto de vista económico y familiar y con mucho miedo, de que en función de como se actúe, vayamos a encontrarnos a primeros de Enero con la tercera ola.  Llegado a este punto, uno no sabe si reír o llorar, ante semejante barullo de normas, que van y vienen, en función de como se comporte el virus el día anterior. Hay muchos ejemplos,  que nos dicen lo que ha ido sucediendo,  en cuanto se relajan un poco las normas. ¿Por que los políticos no quieren «poner el cascabel al gato» y están apelando fundamentalmente,  a la «responsabilidad individual«, dentro de las normas que se están dando desde cada una de las 17 Comunidades Autónomas?

Parece que ya se da por hecho, que tiene que haber una tercera ola y que por esta razón no se quiera apretar las clavijas, porque en caso contrario no se entiende la actuación de los responsables políticos, teniendo en cuenta que los próximos meses pueden ser aun mas complicados.

Estos últimos días, siguen aumentando los contagios y siguen muriendo muchos ciudadanos. Es verdad que la vacuna la tenemos ya muy cercana, pero, ¿ no seria mejor empezar a vacunar con una incidencia baja de la enfermedad y no arriesgarnos a que a final de Enero, haya una tasa alta de contagios y no se pueda valorar la eficacia de la misma?.

Sigo sin entender como esta primando en este momento la economía sobre la salud, cuando sin salud tampoco se puede trabajar, con lo que la recuperación de la economía seguirá alargándose en el tiempo.

Parece mas coherente dejar de celebrar las fiestas para logar bajar la tasa de la infección a  mínimos y en este situación, junto a la vacuna, tratar de que para el primer semestre del 2021, la economía y la salud vayan mejorando en armonía.

A mi el sentido común me dice que debo de cuidarme, socializando lo mínimo,  al margen del horario y calendario que me marquen los políticos de turno. Os invito a hacer lo mismo.

Os deseo a todos una FELIZ NAVIDAD y un próximo año, en el que nos acompañe la SALUD y podamos felicitarnos por nuestra contribución a la salud de todos.

¡ La multifuncionalidad de las mascarillas!!!!

No hay mas que darse un paseo por cualquier calle de pueblo o ciudad para observar el uso que se  esta haciendo de las mascarillas. Se utilizan de pajarita, de sombrero, de pulsera, de codera, hasta he visto usarlas de  gafas para evitar el sol en la playa; esto ademas de constatar que hay un porcentaje importante de personas que siguen sin usarlas.

mascarilla

También llama la atención la forma de guardarlas: en el bolsillo directamente, en el bolso sin protegerlas, en la manilla de la puerta, o encima de una cama. Por poner algunos ejemplos.

Me cuesta entender esta actitud. El fin del confinamiento y  las fases de la desescalada, las recibimos todos con la sensación de una gran liberación  y con la esperanza de no tener que volver a pasar por la misma experiencia, a pesar de que ya se venia advirtiendo de la posibilidad de los rebrotes. Para ello se pedía a la población  poner especial cuidado en el lavado de manos, en la distancia social y en el uso de mascarillas. Cuesta creer que haya sido tan drástico el confinamiento y la dura experiencia vivida, con todo lo que se ha ido dejando por el camino, a nivel sanitario y económico y que sea tan frágil la memoria de tantos ciudadanos , que pasan olímpicamente  de las medidas tan sencillas que debe de cuidar la población.

Ya ha comenzado el goteo de rebrotes y las autoridades sanitarias tratan de controlar la situación con actuaciones rápidas y los rastreos correspondientes, para evitar la extensión  del virus a nivel comunitario. Cada día se nos informa de los rebrotes que se están produciendo, de las medidas que se están tomando, de los test masivos que se están realzando, pero salvo en los lugares concretos donde están sucediendo los hechos, parece que el problema no va con una parte de la población.

El virus sigue estando latente y esta a la espera de que nos relajemos un poco mas, en cuyo caso, podria crearse un problema mayor que el anterior.

Los responsables sanitarios, están constantemente apelando a la responsabilidad de los ciudadanos. Yo no solo pediría responsabilidad sino respeto por la vida de los demás.  Los casos detectados en los test masivos  como consecuencia de algunos rebrotes, se han identificado entre personas jóvenes (18-35 años), me estoy refiriendo a datos del  País Vasco, personas que tienen un potencial importante para contagiar  a colectivos vulnerables.

¿Que mas hace falta para que los ciudadanos nos tomemos en serio esta pandemia? Nadie quiere confinarse, todos queremos trabajar, todos entendemos el cansancio de los sanitarios,así como  los problemas de recursos sanitarios que pueden darse en caso de otro rebrote de grandes dimensiones, pero no queremos sacrificar nuestra forma de vida.

Estamos en el momento de decidir si queremos colaborar  con nuestra actitud,  a evitar que el Covid se siga extendiendo y de  convencernos, de que lo que hagamos cada uno de nosotros es fundamental para atajar el problema, mientras no tengamos vacuna o tratamiento. Ya vimos que los resultados del confinamiento fueron efectivos.

Por favor: lavado de manos, distancia social y mascarilla. No es tan complicado.  Solo requiere un poco de disciplina.

Al final del verano y elecciones a la vista

En esta época del año a punto de estrenar el otoño y acabadas las vacaciones por una parte importante de ciudadanos, uno de los temas habituales  de conversación giraba en torno a la depresión o al síndrome  postvacacional , por lo que supone la vuelta al trabajo. Este final de verano el tema estrella,  no es otro que la vuelta a las urnas el próximo día 10 de Noviembre.

Aunque este no es un tema que yo abordo de manera habitual en este espacio de mi blog, es tal la indignación que siento, como la mayoría de los ciudadanos de este país, que quiero expresar alguna reflexión al respecto.

descarga (1)PARLAMENTO

Siendo los partidos políticos incapaces de resolver una situación que a ellos compete, como es la de formar gobierno, pues los ciudadanos ya nos expresamos en cada momento a través de las urnas, vuelven a devolvernos la pelota, porque parece que somos los únicos que tenemos que hacer un ejercicio de responsabilidad,  teniendo que volver a pronunciarnos el día 10 de Noviembre.

¿Que quieren que digamos el día 10, si nos volvemos a encontrar con las mismas caras, las mismas siglas, las mismas listas electorales?. Ya se sabe que algunos partidos van a presentar las mismas listas de candidatos.

Casi nos están obligando a que cambiemos de voto, sin cambiar los candidatos. Esto demuestra la manera absurda de votar que tenemos muchos de los votantes, que en muchas ocasiones votamos por defecto, al no gustarte ningún candidato y de esto se esta aprovechando la clase política. Si fuésemos serios a la hora de votar y el voto en blanco fuese útil, estoy convencida de que habría un porcentaje altísimo de votos en blanco y no como ahora que votas al menos malo, solo por ejercer el derecho al voto.

Se ha demostrado suficientemente con la experiencia que estamos viviendo,  que la clase política actual no se mete en política para liderar un proyecto de país, sino por interés personal o del propio partido, dejando totalmente de lado el interés común.No hay mas que fijarse en el recorrido de estos últimos cuatro años.

En mi opinión esta situación requiere de una seria reflexión por parte de la ciudadanía. No puede ser que se este soportando el enorme costo de unas votaciones, con 140 millones mínimos,  por cada vez que se vota, resultando que la mayoría del papel se va a la basura y que haya tantas necesidades no cubiertas a nivel social, sanitario etc .No se puede permitir que la incompetencia de unos políticos que no saben gestionar, genere tanta paralización de la vida política de este país. Si esto ocurriera en una Empresa del sector privado y la incompetencia de su Gerente o Director generase tanto gastos y despropósitos, no duraba un día mas en esa Empresa. ¿ Por que no ocurre eso con los políticos. ¿Por que no se les obliga a dimitir, ya que ellos no lo hacen de motu propio?

Yo me voy a pensar tranquilamente que hacer con mi voto. No se que hará el resto de ciudadanos, pero no se puede seguir permitiendo que sigan jugando con nuestros votos, ademas de seguir cobrando sus buenos emolumentos por no hacer nada, mientras una parte de la población tiene grandes dificultades para llegar a final de mes.