Hacia la desaparición del SIDA

Ayer, se conmemoraba el «Dia Mundial de la Lucha contra el Sida» y ya han pasado cuarenta años desde que se puso nombre a esta enfermedad, que en los primeros momentos fue tratada como una neumonía y de la que han muerto 40 millones de personas en todo el mundo.

World AIDS Day on world map

El primer caso conocido en el Pais Vaco se producía en 1984 y en aquel momento no existía ninguna Unidad especifica para tratar a estos pacientes, ni existía ningún tratamiento para ello. Entonces, fue Gipuzkoa la elegida para comenzar con la primera experiencia piloto y los enfermeros dedicados a ello, eran voluntarios. El miedo al contagio, ante lo desconocido era enorme y la mayoría se resistían a trabajar  con pacientes de SIDA. Sus compañeros los veían como bichos raros, ya que el temor al contagio entre los profesionales y a sus familias estaba presente. Era tal el estigma que generaba esta enfermedad, que se trataba de que hubiera un silencio sepulcral, para que no cundiera el pánico y se evitara señalar tanto a los pacientes, como a quien se ocupaba de ellos. En esos momentos, las enfermeras sobre todo, acompañaban y cuidaban,  porque fallecían mas del 60% de pacientes.

En estos 40 años, la situación ha cambiado radicalmente, pasando de ser personas sentenciadas a muerte, a poder llevar, a día de hoy una vida normal, dentro de su cronicidad.

Ante este enorme avance que ha supuesto el tratamiento del SIDA, en donde las personas que lo padecen tienen una calidad de vida similar al del resto de la población,  y un tratamiento a tiempo reduce la carga viral, la otra cara del problema es que, se le esta dejando de dar valor y por tanto perdiendo el respeto a la enfermedad, y consecuentemente, durante la ultima década han aumentado las nuevas infecciones por VIH.

Los datos aun preocupantes es que, en España hay 20.000 personas infectada sin saberlo, según datos del Plan Nacional sobre el Sida del Ministerio de Sanidad, publicados en 2020 y estas personas que discurren por la vida con normalidad, son los responsables de la mayor parte de los nuevos contagios.

Quiero imaginar que este desinterés o perdida de miedo, esta relacionada con la falta de información y la falta de conocimiento sobre la enfermedad (el 27% de los nuevos casos en Euskadi, corresponden a menores de 30 años).  Por ello el hecho de celebrar cada año el» Dia Mundial», supone sin duda, recordar que la pandemia del VIH, no ha terminado, que las metas marcadas para el año pasado, no se han cumplido y que se trata de cumplir los objetivos marcados para 2030 que consiste en:  erradicar la enfermedad, por tanto las muertes y la discriminación, ya que en la actualidad el padecer esta enfermedad, sigue suponiendo un estigma para la persona.

 

Deja un comentario